Normal view MARC view ISBD view

Postcapitalismo : hacia un nuevo futuro / Paul Mason ; traducción de Albino Santos Mosquera.

By: Mason, Paul [autor].
Contributor(s): Santos Mosquera, Albino [traductor].
Publisher: Bogotá : Paidos, ©2016Description: 424 páginas : ; 23 cm.Content type: texto Media type: no mediado Carrier type: volumenISBN: 9789584248961.Subject(s): Crisis financiera | Nacionalismo y socialismo | Sociologia politicaDDC classification: 335.412
Contents:
Primera parte. El neoliberalismo ya no funciona. -- Ondas largas, memorias cortas. -- ¿Marx tenía razón?. -- Una onda larga, pero con alteraciones. -- Segunda parte. Los prefetas del postcapitalismo. -- Hacía la máquina gratuita. -- Bella revuelta. -- Tercera parte. De las transiciones. -- Motivos racionales para el pánico. -- Proyecto Cero. -- Notas. -- Agradecimientos. -- índice analítico y de nombre. -- Lista de siglas.
Summary: Para llegar hasta el río Dniéster hay que conducir a través de bosques fríos, pasando junto a edificios de viviendas deteriorados y estaciones de clasificación ferroviarias donde el color predominante es el del óxido. Las aguas, casi heladas, corren cristalinas. El silencio del ambiente es tal que se puede oír hasta el sonido de los pedacitos de hormigón que se deprenden del puente de la carretera que pasa por encima en su lento e inexorable desmoronamiento por falta de mantenimiento. El Dniéster es la frontera geográfica entre el capitalismo de libre mercado, por un lado. y comoquiera que se llame el sistema que dirige Vladicado Putin, por el otro. Separa Moldavia, un país de la Europa del Este títere ruso escindido de aquella llamado. Transnistria, controlado por la mafia y la policía secreta. Del lado moldavo, hay personas mayores sentadas en las aceras que venden toda clase de productos que ellas mismas han cultivado o preparado: queso pastas, algunos nabos. Escasea la gente joven, una de cada diez habitantes vive en una situación de pobreza tan extrema que bien puede medirse según baremos característicos de áfrica. El país nació en pleno amanecer de la era neoliberal, tras la desintegración de la Unión Soviética a principios de la década de 1990 y coincidiendo con la entrada allí de las fuerzas del mercado. Pero muchos de los lugareños con los que hablo preferían vivir en el Estado policial de Putin que con vergonzosa penuria que tienen que soportar en Moldavia. Este mundo gris de carreteras de tierra y rostros adustos no fue creado por el comunismo, sino por el capitalismo. Y no se puede decir que el capitalismo se encuentre hoy ni remotamente cerca de su mejor versión. Es evidente que Moldavia no es un país europeo típico. Pero es en esas zonas de frontera entre las regiones del mundo donde podemos observar mejor cómo remite la pleamar económica, y donde tenemos la posibilidad de rastrear los vínculos causales entre el estancamiento, la crisis, social, los conflictos armados y la erosión de la democracia. El deterioro económico de Occidente está minando la fe en unos valore e instituciones que otrora creímos permanentes.
Tags from this library: No tags from this library for this title. Log in to add tags.
    average rating: 0.0 (0 votes)
Item type Current location Collection Call number Vol info Copy number Status Date due Barcode Item holds
Book Book B. Campus los Cerros
Colección general
Colección general 335.412 M398 (Browse shelf) 2016 2 Available 0000057619
Book Book B. Posgrados
Colección general
Colección general 335.412 M398 (Browse shelf) 2016 1 Available 0000053980
Total holds: 0

Contiene índice

Primera parte. El neoliberalismo ya no funciona. -- Ondas largas, memorias cortas. -- ¿Marx tenía razón?. -- Una onda larga, pero con alteraciones. -- Segunda parte. Los prefetas del postcapitalismo. -- Hacía la máquina gratuita. -- Bella revuelta. -- Tercera parte. De las transiciones. -- Motivos racionales para el pánico. -- Proyecto Cero. -- Notas. -- Agradecimientos. -- índice analítico y de nombre. -- Lista de siglas.

Para llegar hasta el río Dniéster hay que conducir a través de bosques fríos, pasando junto a edificios de viviendas deteriorados y estaciones de clasificación ferroviarias donde el color predominante es el del óxido. Las aguas, casi heladas, corren cristalinas. El silencio del ambiente es tal que se puede oír hasta el sonido de los pedacitos de hormigón que se deprenden del puente de la carretera que pasa por encima en su lento e inexorable desmoronamiento por falta de mantenimiento. El Dniéster es la frontera geográfica entre el capitalismo de libre mercado, por un lado. y comoquiera que se llame el sistema que dirige Vladicado Putin, por el otro. Separa Moldavia, un país de la Europa del Este títere ruso escindido de aquella llamado. Transnistria, controlado por la mafia y la policía secreta. Del lado moldavo, hay personas mayores sentadas en las aceras que venden toda clase de productos que ellas mismas han cultivado o preparado: queso pastas, algunos nabos. Escasea la gente joven, una de cada diez habitantes vive en una situación de pobreza tan extrema que bien puede medirse según baremos característicos de áfrica. El país nació en pleno amanecer de la era neoliberal, tras la desintegración de la Unión Soviética a principios de la década de 1990 y coincidiendo con la entrada allí de las fuerzas del mercado. Pero muchos de los lugareños con los que hablo preferían vivir en el Estado policial de Putin que con vergonzosa penuria que tienen que soportar en Moldavia. Este mundo gris de carreteras de tierra y rostros adustos no fue creado por el comunismo, sino por el capitalismo. Y no se puede decir que el capitalismo se encuentre hoy ni remotamente cerca de su mejor versión. Es evidente que Moldavia no es un país europeo típico. Pero es en esas zonas de frontera entre las regiones del mundo donde podemos observar mejor cómo remite la pleamar económica, y donde tenemos la posibilidad de rastrear los vínculos causales entre el estancamiento, la crisis, social, los conflictos armados y la erosión de la democracia. El deterioro económico de Occidente está minando la fe en unos valore e instituciones que otrora creímos permanentes.

Postcapitalism.

There are no comments for this item.

Log in to your account to post a comment.

Powered by Koha